A PARTIR DE LOS 60

Pregunta una joven y bella alumna al Maestro, “lo que más me preocupa es envejecer, pensar
en perder mi belleza me horroriza”
“Hija, me parecen muy ciertos estos comentarios de la modelo italiana Carla Bruni”, “A partir
de los 60 años, la belleza es el resultado de la simpatía, de la elegancia, del pensamiento, no
más del cuerpo y los rasgos físicos. La belleza se vuelve un estado del espíritu, un brillo en los
ojos, el temperamento. La sensualidad va a surgir más de la sensibilidad que de la apariencia.
Una mujer aburrida, deprimida o desagradable puede ser bonita antes de los 60. Una mujer
egoísta, oportunista o cobarde puede ser bonita antes de los 60. Después, ya no, después se
acaba la facilidad. Después lo que ilumina la piel es si ella es amada o no, si ella es educada o
no. Después de cierta edad la belleza viene del carácter. De la manera en que los problemas
son enfrentados, de la alegría al despertar y de la actitud. A cierta edad, la amistad es la crema
que estira las arrugas, el afecto es el protector solar que protege el rostro. La belleza pasa a
ser la comunicación, el buen humor. La belleza pasa a ser la inteligencia, la gentileza. Después
de los 60, 70 o los que vengan, sólo la felicidad rejuvenece…”
Y cierro con lo dicho por Eleanor Roosevelt, “Las jóvenes hermosas son accidentes de la
naturaleza, pero las ancianas hermosas son obras de arte”

Artículos relacionados

¿Qué seres humanos somos? (II) Viviendo con Sentido.

Qué tanto el suponer que nuestros pensamientos, palabras y actos están impulsados por el egoísmo influyó en nuestra psicología de occidente.Alfred Tennyson   “somos garras y colmillos rojos de sangre”. Steven Pinker profesor de Harvard, en su último libro demuestra que la violencia en todas sus formas, no ha disminuido en el curso de la historia […]

La codicia. Viviendo con Sentido

Yo soy la codicia, engendrada por un avaro en un bolsón de cuero, y, de cumplirse mis deseos haría que esta casa y cuantos en ella hay se convirtieran en oro para poder encerrarlos en mi buen cofre. ¡Oh, mi dulce oro! Christopher Marlowe Codicia según el diccionario: Deseo o apetito ansioso y excesivo de bienes […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *