Antídoto para el miedo y la ansiedad

“Todo el proceso de la naturaleza es un proceso integrado de inmensa complejidad, y es realmente imposible decir si algo que sucede en él es bueno o malo”
Alan Wats


La mayoría de nosotros pasamos por momentos de temor, miedo, terror o ansiedad al preocuparnos por la perspectiva de posibles eventos que consideramos serán negativos y que nos causarán pérdidas, solo por mencionar algunas; de patrimonio, imagen, prestigio, salud, todo impulsado por lo que llamamos “malas noticias”, “malos augurios”, o “malos
presentimientos”


Es un hecho que muchas cosas nos atormentan como no deberían, otras, más de lo que realmente deberían, y poquísimas nos atormentan como deberían, creo tenemos la costumbre de imaginar, exagerar y anticipar el dolor.

¿Cuánta energía desperdiciamos ante posibles desgracias? el mayor peligro de las preocupaciones fuera de lugar, es que al mantenernos tensos contra las desgracias imaginarias quedamos impedidos de vivir plenamente.

¿Es probable que nos ocurran algunos problemas pequeños o grandes?, claro que si, pero no es un hecho real presente, preguntémonos ¿Cuántas veces a ocurrido lo inesperado? Y ¿Cuántas veces se ha esperado y nunca ha ocurrido?

Seneca el gran filósofo romano ante nuestro hábito de imaginarnos continuamente desastres, escribió hace 2000 años; “hay más cosas que pueden asustarnos que aplastarnos, sufrimos más a menudo en la imaginación que en la realidad”, y agrega, “lo que te aconsejo es no ser infeliz antes de que llegue la crisis, ya que puede ser que los
peligros ante los que palidecías como si te estuvieran amenazado, nunca vengan sobre ti, ciertamente aún no han llegado”.

Artículos relacionados

La codicia. Viviendo con Sentido

Yo soy la codicia, engendrada por un avaro en un bolsón de cuero, y, de cumplirse mis deseos haría que esta casa y cuantos en ella hay se convirtieran en oro para poder encerrarlos en mi buen cofre. ¡Oh, mi dulce oro! Christopher Marlowe Codicia según el diccionario: Deseo o apetito ansioso y excesivo de bienes […]

El Fémur. Viviendo con Sentido.

“Hemos recorrido un largo trecho en la dirección contraria, creando una sociedad en la que el materialismo se impone al compromiso moral, en la que el crecimiento rápido que hemos alcanzado no es sostenible desde el punto de vista medioambiental ni social, en la que no actuamos juntos como una comunidad para satisfacer nuestras necesidades”. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *