Mario Montalvo Ortega

Viviendo con Sentido

Resiliencia (V)

“Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los cómo”

                                                                                                      Friedrich Nietzsche

Gerald Huther en su libro “Biología del miedo” nos explica que el  estrés es un maravilloso invento de la naturaleza, que ayuda a los seres vivos a primero enfrentar y después superar los momentos críticos que vivimos.

En caso de peligro nuestro cerebro produce unas substancias que activan la producción de hormonas en las glándulas suprarrenales. Esta reacción hormonal es lo que llamamos estrés y tiene como fin el movilizar las energías de nuestro cuerpo para que se enfrente y sobreponga a las situaciones que nos amenazan la vida o los bienes que esta proporciona. De esta manera competimos por la comida o enfrentamos al enemigo mediante la reacción instintiva que se desencadena.

Pero, ¿Qué ocurre cuando las amenazas se convierten en permanente y no desaparecen, y de la emergencia  constante aparece un estrés  que se convierte en duradero?, este nos afectará profundamente llevándonos a ser títeres que actúan motivados por el descontrol que provoca el miedo. “La seguridad es más que nada una superstición. La vida es una aventura atrevida o no es nada”.     Helen Keller

MMO 2020 Mérida Yucatán México

Artículos relacionados

Las dificultades

Entre las dificultades se encuentra la oportunidad. Albert Einstein Maestro, estamos viviendo una época con muchas dificultades, estas actuales son terribles, enormes, insalvables. Como era su costumbre la respuesta del Maestro fueron preguntas: ¿No te parecen desafíos que te invitan a pensar y a trabajar para encontrar formas de superarlas? ¿No crees que debemos aceptarlas […]

¿Educar sobre la muerte?(2)

¿Sabemos que tan afectados están los niños tras estos meses de “pandemia”?Creo que no hemos dimensionado, que tan gravemente afectados emocionalmente están los niños por estos meses de encierro, aislamiento, y estar escuchando de manera recurrente sin ninguna preparación a los adultos hablar sobre la muerte, pero además, el no poder visitar ni abrazar y […]

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *