Mario Montalvo Ortega

Viviendo con Sentido

¿Qué seres humanos somos? (I) Viviendo con Sentido.

¿Hemos convertido al mundo en un lugar donde el individualismo es reconocido como una virtud, con una fuerza tan grande que se funde con el egoísmo el egocentrismo y el narcisismo?, ¿Nuestras máximas preocupaciones y prioridades son el dinero, las utilidades, las ganancias, la rentabilidad, el elogio, la fama, el poder y el éxito?


Veamos algunas opiniones:


Plauto: “Lobo es el hombre para el hombre”
Thomas Hobbes: “La guerra de todo hombre contra todo hombre”
Maquiavelo: “El hombre es malo por naturaleza, a menos que le precisen a ser bueno”.
Sófocles: “Siempre se repite la misma historia, cada individuo no piensa más que en sí mismo”
José Saramago: “Las tres enfermedades del hombre actual son: la incomunicación, la revolución tecnológica y su vida centrada en su triunfo personal”
Alexander Pope: “No hay cristales de más aumento que los propios ojos del hombre cuando miran su propia persona”
Douglas Coupland: “Me he dado cuenta de que la mayoría de la gente está demasiado preocupada con su propia vida para dedicar a los demás el menor pensamiento”
Karl Kraus: “El diablo es optimista si cree que puede hacer más malo al hombre”
James Lovelock: “Los seres humanos se comportan sobre la tierra como un organismo patógeno, o como las células de un tumor o de un neoplasma”
John Gray: “No somos el homo sapiens, somos el homo rapiens”
Sigmund Freud: “No he descubierto sino muy poco bien entre los hombres”

Observemos nuestra sociedad, ¿Quiénes son los modelos a seguir? y la contradicción en que parece que vivimos; en varias grandes universidades se hizo una encuesta en la que se preguntaba: ¿A quién admiras más, a: Nelson Mandela, Gandhi, Martín Luther King, Dalai Lama, la Madre Teresa, el Abad Pierre o a Tom Cruise? El 80% respondía por alguno de los primeros seis. Pero cuando se les preguntaba; si pudieras elegir ¿Quién preferirías ser? El 80% respondía que Tom Cruise.

Esto demuestra, que reconocemos los verdaderos valores, pero también hemos sustituido a los generosos, altruistas, idealistas, sabios, por los célebres, famosos, poderosos o ricos, nos seduce la riqueza, el poder y la fama, y las preferimos al esfuerzo de una transformación espiritual.
Ante todo lo anterior tal vez el mayor desafío que hoy enfrentamos es: transformar nuestra manera de ser, de pensar, de vivir y convertirnos en mejores seres humanos, para con ello lograr: vivir en una sociedad más justa en la que se logre una mejor distribución de la riqueza, encontrarnos con la felicidad y todo esto respetando nuestro medio ambiente. Pero el gran problema es que al buscar estos tres objetivos enfrentamos tres intereses, los míos, los de mis cercanos y los de todos los demás.


Mario Montalvo Ortega 

Artículos relacionados

Filosofía Estoica

El gran objetivo de la vida, resistir siempre. Jules Evans en su libro Filosofía para la vida, se pregunta, cómo pudo el esclavo Epicteto con una vida tan frágil, entre tanta incertidumbre y opresión y sin capacidad para controlar su destino mantener la fortaleza y la calma. Epicteto distinguía lo que en su vida podía […]

El Fémur. Viviendo con Sentido.

“Hemos recorrido un largo trecho en la dirección contraria, creando una sociedad en la que el materialismo se impone al compromiso moral, en la que el crecimiento rápido que hemos alcanzado no es sostenible desde el punto de vista medioambiental ni social, en la que no actuamos juntos como una comunidad para satisfacer nuestras necesidades”. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *