Mario Montalvo Ortega

Viviendo con Sentido

Viviendo con sentido

Yalal ad-Din Muhammad más conocido como Rumi, fue un místico, un musulmán, un sufi, un sabio, nació en septiembre de 1207, en Persia hoy Afganistán.


Hablando de la madurez espiritual escribió:


La madurez espiritual es cuando se deja de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.


La madurez espiritual es cuando aceptamos a las personas como son.

La madurez espiritual es cuando entendemos que todos están acertados según su propia perspectiva.


La madurez espiritual es cuando se aprende a soltar, es cuando se aprende a no tener expectativas en una relación y damos de nosotros mismos por el placer de dar.


La madurez espiritual es cuando comprendemos que lo que hacemos lo hacemos para nuestra propia paz, es cuando uno deja de demostrar al mundo lo inteligente que es.

La madurez espiritual es cuando dejamos de buscar la aprobación de los demás, es cuando dejamos de compararnos con los demás, es cuando se está en paz consigo mismo.


La madurez espiritual es cuando somos capaces de distinguir entre necesidad y querer, y somos capaces de soltar ese querer
.


Y por último, lo más importante, la madurez espiritual se gana cuando dejamos de anexar la felicidad a las cosas materiales.


Si considero difícil iniciar la búsqueda y el trabajar para encontrar esta madurez espiritual, leamos una de sus frases: “Deja de actuar tan pequeño. Tú eres el universo entero en movimiento”

Artículos relacionados

Viviendo con Sentido

Un milenario cuento Chino que nos habla de la honestidad. Un joven y apuesto príncipe, pensó que era el momento de casarse, pero tenía muchas dudas, ¿debía escogerla por su belleza?, ¿por su dinero?, ¿por su posición social?, ¿por su inteligencia?, pero su máxima preocupación era, que por ser heredero del trono la mayoría de […]

La ley de la polaridad

“Cada desafío, cada adversidad, contiene dentro de sí las semillas de la oportunidad y el crecimiento”. Roy Bennett Esta ley de la polaridad hace que las cosas evolucionen a su extremo opuesto, por ejemplo una amistad de socios creativa y productiva en un principio, puede transformarse en un odio enorme al final de la misma. […]

1 comentario

  1. Sí…. creo que muchos estamos en búsqueda de ese ideal, pero luce inalcanzable. Solo nuestro Dios es Lento para enfadarse, pero a cambio es muy velóz para Perdonarnos !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *