Mario Montalvo Ortega

Viviendo con Sentido

El colibrí y pensar en soledad. Viviendo con Sentido.

Rene Descartes escribió: “Pienso luego existo”. Hoy por esta contingencia sanitaria que nos obliga a estar lo más aislados posible, creo que si Descartes viviera, muy probablemente escribiría “pienso porque estoy solo”. Pero creo que además nos preguntaría ¿se dan cuenta de que en su sociedad el estar solos se equipará a estar enfermo?, tal vez es el momento de preguntarnos; ¿por qué huimos de la soledad? No será que porque al estar solos tenemos demasiado tiempo para pensar, y como ya no sabemos pensar tenemos miedo a pensar.


Saliendo de mis pensamientos, y pensando que pensar, me acordé de un viejo relato oriental:
Ocurrió que el bosque se incendió, de inmediato todos los animales aterrorizados corrieron en estampida, atropellándose unos contra otros mientras huían de las llamas para salvarse, ante esta catástrofe un pequeño colibrí una y otra vez de manera incansable volaba al río recogía agua con su pico y empapaba sus alas, para verterlas en gotas sobre el fuego.


Un viejo león observaba desde un cerro el ir y venir del colibrí, en una de sus vueltas le preguntó; ¿acaso crees que con las gotas que traes en tu pequeño pico y tus alas vas a lograr apagar el incendio?


El colibrí sin detener su vuelo le respondió, bien sé que yo solo no puedo, pero mi conciencia me dice que debo hacer mi parte para salvar el bosque, que además es mi casa.


Y como estoy pensando me hago preguntas: ante todo esto que está ocurriendo que amenaza con destruir mi bosque que es mi casa, ¿cuál debe ser mi parte? ¿qué de más puedo hacer?, ¿qué actitud debo asumir?
Les envío un gran abrazo y mis deseos de que pensemos. Sin olvidar que el colibrí pensó lo que debía de hacer, pero lo más importante 

¡El si lo hizo!


“Ahora no es el momento de pensar en lo que no tienes. Piensa en lo que puedes hacer con lo qué hay” Ernest Hemingway


Mario Montalvo Ortega 

Artículos relacionados

Resiliencia (VIII)

La ira gran enemiga de la resiliencia “La ira, un ácido que puede hacer más daño al recipiente en que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte”. Séneca Séneca, fue uno de los máximos representantes del estoicismo, destacó por su comprensión de las emociones, y hoy al paso de tantos siglos […]

La codicia. Viviendo con Sentido

Yo soy la codicia, engendrada por un avaro en un bolsón de cuero, y, de cumplirse mis deseos haría que esta casa y cuantos en ella hay se convirtieran en oro para poder encerrarlos en mi buen cofre. ¡Oh, mi dulce oro! Christopher Marlowe Codicia según el diccionario: Deseo o apetito ansioso y excesivo de bienes […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *