Mario Montalvo Ortega

Viviendo con Sentido

Resiliencia (VI)

“Los malos tiempos tienen un valor científico. Son ocasiones que un buen alumno no se perdería”. Ralph Waldo Emerson

Cuando el estrés es duradero, al sentir que las amenazas son permanentes, se deterioran incluso las defensas naturales del cuerpo y nos conduce al hundimiento.

En potencia cada uno de nosotros tiene diferentes recursos para adaptarnos y enfrentar la adversidad, pero ante problemas generalizados algunos se hunden y otros logran flotar en el mar de adversidades que nunca se acaban.

Los resistentes administran el estrés natural que desencadena nuestro cerebro y estimulan las funciones intelectuales y físicas para una batalla donde se triunfe, y una vez resuelta la amenaza desaparece el estrés y deja de ejercer dominio destructivo en la mente y el cuerpo.

Todos nuestros conocimientos deben ser utilizados para resistir, desde consejos prácticos, información tecnológica, hasta la filosofía, ningún conocimiento o información esta de más, y nuestra inteligencia con la experiencia nos ayudará a definir qué hacer en cada situación, cuando debemos continuar, cuando nos conviene retirarnos, e incluso cuando ignorar lo que nos domina. Y tenemos que tener mucho cuidado para que evitemos que nos ocurra esto: “Pasé la mitad de mi vida sufriendo por cosas que nunca llegaron a suceder” Descartes

MMO 2020 Mérida Yucatán México.

Artículos relacionados

Resiliencia (VIII)

La ira gran enemiga de la resiliencia “La ira, un ácido que puede hacer más daño al recipiente en que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte”. Séneca Séneca, fue uno de los máximos representantes del estoicismo, destacó por su comprensión de las emociones, y hoy al paso de tantos siglos […]

Resiliencia (III)

“El hombre juicioso solo piensa en sus males cuando ello conduce a algo práctico; todos los demás momentos los dedica a otras cosas”. Bertrand Russell Desde finales del 2019, el mundo entero entró en una crisis de salud nunca vista y derivó en que la enfermedad nos llenó de miedo, corrijo, de pánico y terminó […]

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *