El melón.

El Maestro contaba siempre parábolas a sus alumnos, pero a veces tenían dificultad para entender el sentido de la misma.


Una tarde uno de ellos le dijo: “Maestro, usted nos cuenta los cuentos pero no nos explicas su significado”


“Pido perdón por eso”, Se disculpó el maestro, permíteme que en señal de reparación te convide con un rico melón.
“Gracias maestro” respondió halagado el discípulo.
“Quisiera, para agasajarte, pelarte tu melón yo mismo, ¿me permites?”.
“Sí, muchas gracias”, le dijo el discípulo.
“¿Te gustaría que, ya que tengo en mi mano el cuchillo, te lo corte en trozos para que te sea más cómodo?”
“Me encantaría… Pero no quisiera abusar de usted maestro”.
“No es ningún abuso, yo te lo ofrezco, solo deseo agradecerte tus observaciones”.
“Me permites además que te lo mastique antes de dártelo”.
“No, maestro. ¡No me gustaría que hiciera eso!”, se quejó, sorprendido, el discípulo.
El maestro hizo una pausa y dijo: “Si yo les explicara el sentido de cada cuento… sería como darles a comer una fruta masticada”.


“El sentido de la vida pasa por la búsqueda no por el encuentro”

Artículos relacionados

La pequeña cerillera

Este cuento, es el 37 de la colección del escritor y poeta danés Hans Christian Andersen, famoso por sus cuentos infantiles y se inspiró en su madre que era lavandera y vivían en la pobreza.¡Qué frío hacia!, nevaba y comenzaba a oscurecer, era la última noche del año, la noche de San Silvestre. Bajo aquel […]

Dinero, poder y política.

La pandemia de la desigualdadLa riqueza de las grandes fortunas creció en 24 meses lo mismo que en dos décadas. “La economía va muy bien para muy pocos, pero el bienestar va muy mal para muchos y para muchos que son millones”. Adolfo Maya Un estudio de Oxlam Intermón (organización no gubernamental de cooperación para […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *