Mario Montalvo Ortega

Viviendo con Sentido

Saber o No Saber. Esa es la pregunta. Viviendo con Sentido

Parafraseando a Shakespeare, del “ser o no ser” de Hamlet a “Saber o no saber, esa es la pregunta”


¿Qué he hecho por mi propia educación y aprendizaje, estoy consciente de que son la verdadera civilización?


“Si la educación le parece cara, pruebe con la ignorancia”. Albert Einstein


Lo anterior nos invita a preguntarnos no sobre la educación en las aulas de la escuela o Universidad, sino sobre nuestra educación de puertas adentro, la que depende de nosotros, ¿qué hemos hecho por nuestra propia educación, aprendizaje, formación y conocimiento?

Indiscutiblemente el conocimiento, aporta a nuestra personalidad algo esencial para sobrevivir, nos da un espíritu crítico y analítico, nos hace flexibles ante la vida, nos da la humildad para entender que mientras más aprendemos es muchísimo más lo que no sabemos.

El conocimiento construye a los hombres de empresa, de ciencia y a los humanistas, que estructurados mejoran y cambian para bien el mundo, nada mejor que un hombre de ciencia humanista, o un hombre de empresa humanista, o un humanista en verdad humanista.

Sin aprendizaje, ¿Cómo entenderme, como conocer y comprender mi entorno y mi rol en esta era del ser humano tecnológico?

Por ello debemos de estar siempre indagando, leyendo, cuestionando, cuestionándonos, buscando el contenido y la esencia más que la forma.
Y nos despedimos con una frase de Sócrates: “Yo solo conozco un mal la ignorancia y un bien el conocimiento”.


Mario Montalvo Ortega 

Artículos relacionados

El Fémur. Viviendo con Sentido.

“Hemos recorrido un largo trecho en la dirección contraria, creando una sociedad en la que el materialismo se impone al compromiso moral, en la que el crecimiento rápido que hemos alcanzado no es sostenible desde el punto de vista medioambiental ni social, en la que no actuamos juntos como una comunidad para satisfacer nuestras necesidades”. […]

Resiliencia (VIII)

La ira gran enemiga de la resiliencia “La ira, un ácido que puede hacer más daño al recipiente en que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte”. Séneca Séneca, fue uno de los máximos representantes del estoicismo, destacó por su comprensión de las emociones, y hoy al paso de tantos siglos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *