Sabiduría del Carnicero

En nuestra sociedad, para poder competir “exitosamente”, nos enseñan a tratar de “ser” por cualquier medio, nos presionan y fuerzan para crearnos una “personalidad”, en esa búsqueda nos perdemos y terminamos creando una apariencia artificial, que se hizo de manera rápida y forzada, terminamos perdiéndonos nosotros mismos, este antiguo relato Chino puede darnos un poco de luz.

El rey caminando por el mercado se encontró una carnicería, donde todo estaba muy bien ordenado, los cortes de carne estaban hechos con gran perfección, el monarca admirado exclamó: ¡Esta carne, está tan bien cortada que me parece bella, carnicero eres un artista!

El rey le preguntó, ¿cómo logras cortar tan hermosas porciones? El carnicero, quien era un anciano le respondió: Majestad, un carnicero malo afila su cuchillo diariamente, uno común, lo hace una vez por semana, un buen carnicero lo afila cada seis meses, un gran carnicero lo afila cada dos años. Mire mi cuchillo: sólo lo afilé el primer día y en toda mi vida nunca más volví a afilarlo. No se ha gastado porque no ejerzo con él presión sobre la carne: lo deposito suavemente sobre ella y dejo que su filo vaya encontrando los vacíos que hay en la materia, entonces la carne se separa sin ser cortada.

La sabiduría del carnicero se resume en dos palabras: “No forzar”

Si nos liberamos de los detalles inútiles que nos invaden, si borráramos la personalidad exterior impuesta por un sistema social y económico, tal vez encontraríamos nuestra naturaleza original. Seríamos como un pozo que se le limpia y destapa, para que empiece a brotar agua cristalina.

 “Quédate quieto como una montaña y fluye como un río” Lao Tsé.

Artículos relacionados

El ocio. Viviendo con Sentido

Soy rey de mi voluntad; no me la ocupan negocios, y ser muy rico de ocios es suma felicidad.                        Lope de Vega ¿Cuantas veces hemos escuchado? “La ociosidad es la madre de todos los vicios”. Los seres humanos somos la única especie sobre el […]

¿Qué lengua prefieres?

Esopo quien vivió unos cinco siglos antes de Cristo, era un esclavo y es considerado el padre de la fábula.Su amo Xantus le encargó ir al mercado y comprar el mejor manjar para agasajar a unos importantes invitados con los que requería quedar muy bien, Esopo compró lengua y la hizo preparar con los mejores […]

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *