LA PACIENCIA

“Adopta el paso de la naturaleza, su secreto es la paciencia”

 – Ralph Waldo Emerson

El maestro acompañado por unos discípulos emprendió un viaje por diversos territorios, un día en que el sol brillaba con todo su esplendor, vieron a lo lejos un lago y se detuvieron, 

El maestro se dirigió al discípulo más joven y le dijo, tengo sed por favor traerme un poco de agua de ese lago.

El discípulo fue hasta el lago, pero cuando llegó, una carreta jalada por bueyes comenzaba a atravesarlo y el agua se volvió turbia, ante esto, el discípulo pensó, no puedo darle al maestro esta agua fangosa para beber, por lo que regresó y le dijo, el agua está muy fangosa no creo que podamos beberla.

Pasado un tiempo, el maestro volvió a pedir al discípulo que fuera hasta el lago y le trajera un poco de agua, el discípulo así lo hizo, sin embargo, el lago todavía estaba revuelto y el agua fangosa, regresó y con un tono concluyente dijo, el agua no se puede beber, será mejor que caminemos hasta el pueblo para que sus habitantes nos den de beber.

El maestro no le respondió, un rato después le pidió al mismo discípulo que regresara al lago y le trajera agua, este como no quería desafiar a su maestro, fue hasta el lago, iba furioso, pues no comprendía por qué tenía que volver, si el agua estaba fangosa y no podía beberse.

Al llegar, el lago había cambiado su apariencia, estaba calmado y cristalino, recogió suficiente agua y se la llevó al maestro, quien antes de beberla la miró y le preguntó, ¿qué has hecho para limpiar el agua?

El discípulo no entendía la pregunta, no había hecho nada, el maestro lo miró y le explicó, esperaste y la dejaste ser, de esta manera el lodo se asentó por sí mismo y ahora tienes agua limpia. ¡Tu mente también es así! Cuando esta agitada sólo tienes que dejarla estar, dale un poco de tiempo, no seas impaciente sino todo lo contrario, ¡sé paciente! tu mente encontrará el equilibrio por sí misma. No tienes que hacer ningún esfuerzo para calmarla, todo pasará si no te aferras.

“Toda la sabiduría humana se resume en dos palabras; tener esperanza y esperar”.  – Alejandro Dumas

Artículos relacionados

PERLAS DE EPICTETO

“Si voy a morir moriré, moriré cuando llegue el momento. Como me parece que aún no es la hora, comeré porque tengo hambre”. “No eres lo que pretendes ser, así que reflexiona y decide: ¿esto es para ti? Si no es así, prepárate para decir: para mí eso no tiene importancia. “No esperes que el […]

¿Te enfermaste?

“Las enfermedades no nos llegan de la nada, se desarrollan a partir de pequeños pecados diarios contra la naturaleza. Cuando se hayan acumulado suficientes pecados, las enfermedades aparecerán de repente”. Hipócrates ¿Te sientes enfermo?, seguramente irás a consultar con tu médico, a quien le dirás; que sufres de acidez estomacal y reflujos, o que te […]

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *