Mario Montalvo Ortega

Viviendo con Sentido

Albert Camus, ¿Por dónde viene la pelota?

Albert Camus, enorme ser humano, filósofo, novelista, ensayista, dramaturgo y periodista, a los 44 años de edad recibió el premio Nobel de Literatura

Nació en la Argelia francesa, durante todos sus años de estudiante jugó al fútbol y en 1930 era el portero del equipo de la Rancing Universitaire d’Alger.

Se hizo portero desde niño, él explicó la razón; eran de familia muy pobre, huérfano de padre cuando apenas tenía un año de edad se habían ido a vivir a casa de su abuela, y al jugar en esa posición le duraban más sus zapatos, no podía permitirse correr mucho por la cancha y dañarlos, por las noches su abuela revisaba sus suelas para ver qué tanto se habían gastado, y si a su juicio las encontraba muy desgastadas Albert recibía un castigo.

Decía que durante sus años de portero aprendió muchas lecciones para su vida: “Aprendí que la pelota nunca viene hacia uno por donde uno espera que venga. Eso me ayudó mucho en la vida, sobre todo en las grandes ciudades, donde la gente no suele ser lo que se dice derecha”, pero también aprendió a “ganar sin sentirse Dios y a perder sin sentirse basura”.

Sencilla sabiduría de vida, pero muy, muy difícil de entender y aprender.

MMO Junio 2020

Te invito a suscribierte a mi canal. En YouTube.

Artículos relacionados

¿Pensar y Después hablar?. Viviendo con Sentido.

Dicho por Aristóteles: “El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice”. Se dice con absoluta determinación, que: ¡siempre hay que decir lo que se piensa!¿Están demasiado valoradas las personas que dicen lo que piensan?¿Decir siempre lo que se piensa es lo correcto y acertado?, ¿es acertado para quien […]

Resiliencia (VII)

Filosofía estoica y resiliencia Jules Evans en su libro Filosofía para la vida, se pregunta, cómo pudo el esclavo Epicteto con una vida tan frágil, entre tantas incertidumbres, opresión y sin capacidad para controlar su destino mantener la fortaleza y la calma. Epicteto distinguía lo que en su vida podía controlar y lo que no. […]

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *