¿SOY INTELIGENTE?

“Las inteligencias poco capaces se interesan en lo extraordinario, las inteligencias
poderosas en las cosas ordinarias”
. Víctor Hugo
Tal vez para saber si soy inteligente no sea necesaria un prueba para medir el nivel de mi IQ,
tampoco repasar mis conocimiento sobre historia, temas científicos o tecnológicos, problemas
matemáticos o de geometría, sino sencillamente reviso que tan bien vivo.
Y siguiendo el concejo de Víctor Hugo, respondo estas preguntas sobre cosas ordinarias.
¿Asumo mis responsabilidades, reconozco cuando cometo un error y me responsabilizo por
sus consecuencias?
¿Me creo mejor que los demás y no reconozco mis incompetencias ni reconozco mi propia
ignorancia?
¿Asumo conductas agresivas y reacciono con ira ante ciertas situaciones?
¿No solo no entiendo las emociones de los otros sino que no me importan?
¿Tengo sensibilidad y habilidades para ponerme en los zapatos del otro y ser empático?
¿Soy prejuicioso, calificó a priori y me siento mejor que los demás?
¿Y si la verdadera inteligencia está en saber orientarme para conocer lo que es el amor y
saber amar, alimentarme mejor, manejar mi tiempo, administrar mi dinero, ser solidario y vivir
tranquilo con la muerte?
¿Será que todo esto me ayudará a tener una mejor vida?
“Lo que quiere el sabio lo busca en si mismo, el vulgo lo busca en los demás?” Confucio

Artículos relacionados

¿PODER O FELICIDAD? (1)

El Maestro pidió la tarea de filosofía; “este fin de semana reflexionen sobre que debemos buscar, ¿El poder o la felicidad?, y lean con detenimiento esta frase de Friedrich Nietzsche, “El mundo mismo es la voluntad de poder, ¡y nada más! Y tú mismo eres la voluntad de poder, ¡y nada más!”                            Al lunes siguiente después […]

Viviendo con sentido

Yalal ad-Din Muhammad más conocido como Rumi, fue un místico, un musulmán, un sufi, un sabio, nació en septiembre de 1207, en Persia hoy Afganistán. Hablando de la madurez espiritual escribió: La madurez espiritual es cuando se deja de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos. La madurez […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *