RESPIRACIÓN CHI KUNG

¿Has escuchado hablar del Chi kung o Qi gong?

Les comparto una práctica que cura muchas dolencias y también funciona como preventiva, pero me anticipo a decirte del problema que tienen estos ejercicios, y es que como son muy sencillos, poca gente lo hace, acostumbrados a pensar que las enfermedades se tratan con mucho dinero.

Se llama respiración abdominal.

Nos ponemos de pie erguidos y relajados, sintiéndonos alegres. Tal como está en la imagen. Apoyamos la palma de cualquiera de las manos sobre el abdomen, unos cinco centímetros por debajo del ombligo, y la otra palma encima. Presionamos el abdomen con ambas palmas y expiramos por la boca, lenta y suavemente. Al mismo tiempo, pensamos que van saliendo todas las cosas negativas, no deseadas, incluida la enfermedad. Hacemos una breve pausa; a continuación, aflojamos la presión sobre el abdomen y dejamos que suba. Al mismo tiempo, inspiramos lenta y suavemente por la nariz, pensando que entra en nosotros la buena energía cósmica, que llena de vitalidad cada una de nuestras células. Hacemos una breve pausa. Todo el proceso (expiración, pausa, inspiración, pausa) constituye una respiración o una unidad de respiración. Al principio, conviene practicar diez respiraciones; después, poco a poco vamos incrementando la cantidad hasta llegar a unas treinta y seis al cabo de un mes. A continuación, seguimos realizando treinta y seis respiraciones por cada sesión. Practicamos una vez por la mañana y otra por la tarde o por la noche.

A partir de los tres meses, verás resultados sorprendentes. Es una técnica milenaria, pero escondida y poco practicada.

Hazlo, no te vas a arrepentir. Comienza hoy. Lo debes hacer inspirando agradecimiento y expirando cualquier carga negativa.

Artículos relacionados

¿DE QUÉ SE TRATA LA FELICIDAD?

¿Se trata del trabajo que tengo?, ¿Se trata de mis títulos profesionales?, ¿del dinero que gano y del que tengo en mis cuentas bancarias?, ¿de mis posesiones materiales?, ¿de tener una relación, ¿de viajar mucho y conocer el mundo?, ¿de seguir los pasos de quienes me antecedieron?, ¿de ser como los demás o como ellos […]

El melón.

El Maestro contaba siempre parábolas a sus alumnos, pero a veces tenían dificultad para entender el sentido de la misma. Una tarde uno de ellos le dijo: “Maestro, usted nos cuenta los cuentos pero no nos explicas su significado” “Pido perdón por eso”, Se disculpó el maestro, permíteme que en señal de reparación te convide […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *